Me siento afortunada cuando me eligen para crear un vestido tan especial en la vida de una mujer. Disfruto con cada paso.

 

La ilusión de la primera llamada para coger cita y conocernos. La atención que poneis mientras dibujo en el papel la idea. La elección de los tejidos y los detalles. La primera prueba, los nervios y la tranquilidad que percibo al sentiros en confianza.

 

Son muchas sensaciones las que vivimos hasta que llega la semana de la boda. 

Recomendar esta página en: