La costura esmerada y lenta . El detalle. La paciencia y el mimo de lo bien hecho. La sabiduria que nos da el dia a dia con la aguja y el hilo. La curiosidad de querer saber mas de este bello oficio.

Piezas únicas​​ realizadas por encargo para cada clienta.